Etiquetas

, ,

Una de mis mayores preocupaciones cuando resumo el argumento de un libro a otra persona, es lograr transmitirle lo que me ha gustado o no del libro pero sin contar demasiado, pero eso me resulta especialmente difícil cuando la historia me ha parecido tan buena que quiero presentarla de la forma más atractiva posible. En consecuencia, a veces cuento más de lo que debería, especialmente cuando es un libro que he leído hace poco. De ahí esta nueva sección, en la cual el objetivo es reseñar un libro mientras todavía lo estoy leyendo (como mínimo deben faltarme 50 páginas para terminarlo en el momento en que redacte la reseña). De esta manera, al no saber el final del libro no podré presentar un resumen completo del mismo sino sólo mis impresiones hasta el momento.

Ahora estoy leyendo The red house, de Mark Haddon, novelista inglés autor de obras geniales como The Curious Incident of the Dog in the Night-Time (2003) y A Spot of Bother (2006).

The red house narra el reencuentro de dos hermanos (Richard y Angela) tras la muerte de su madre, y cómo ellos y sus familias (la segunda mujer de Richard, Louise, y la hija de ésta, Melissa; el marido de Angela, Dominic y los tres hijos de ambos: Alex, Daisy y Benjy) pasan unos días juntos en una casa en el bosque. Sin internet ni conexión móvil, sin vecinos y con un tiempo no siempre apacible, que parece combinar bastante bien con el  espíritu de estas ocho personas. De alguna forma, seguirlos durante esos siete días de convivencia, es casi como invadir la intimidad de una familia, tal es la sensibilidad y el grado de cercanía que Haddon logra con sus palabras.

No es que el libro me parezca perfecto (a veces, por ejemplo, se extiende demasiado enumerando cosas, películas, series, canciones…), pero me ha atrapado y ahora que estoy en la página 270 de un total de 340, me doy cuenta de que ralentizo conscientemente mi velocidad de lectura para tardar más en acabarlo, tan cómoda me siento en el ambiente que el escritor ha creado. Tampoco creo que sea un libro sencillo de leer. De hecho, me costó entrar en él. El primer capítulo me resultó especialmente complicado, ya que son los propios personajes los que van contando la historia, cada uno desde su propio punto de vista, y corresponde al lector darse cuenta de quién ha tomado la palabra a medida que avanza la lectura.  Múltiples narradores, múltiples perspectivas, que hacen mucho más interesante el libro pero también incrementan su dificultad.

Haddon, Mark. The red house. London: Vintage, 2013.

Anuncios