Etiquetas

, ,

El miedo es una emoción de carácter primario, que surge al percibir un peligro, sea real o no[1], y es algo tan personal que a cada cual le afecta de una forma diferente, provocando toda una suerte de respuestas que van desde la parálisis hasta la reacción inmediata. Quizá por eso, el miedo constituye uno de los principales impulsores de la acción en una parte importante de los libros que he leído a lo largo de mi vida, incluso cuando era una niña.

Recuerdo con especial cariño una historia (he olvidado tanto el título como el nombre del autor) en la que un gato atigrado salvaba a un niño de morir aplastado. La acción se desarrollaba durante una noche de tormenta. Un rayo partía el tronco de un árbol enorme, y éste caía justo sobre el techo de la habitación donde dormía el niño.

En el cuento, se presentaba al gato como un gran amigo del ser humano (al nivel del perro), pero en mi mente infantil aquel gato sobrepasó su consideración de mascota para convertirse en héroe. El gato venció su miedo a morir sepultado y arriesgó su vida para salvar la del niño. Una reacción tan humana como habría sido haber realizado justo lo contrario. Pero lo importante, a efectos de esta entrada, es que el gato reaccionó. No se quedó quieto sin saber qué hacer y salvó a su pequeño amigo. Creo que este tipo de situaciones son importantes en un relato: escribir acerca cómo un personaje reacciona o se paraliza ante el miedo, equivale a describir uno de nuestros sentimientos más potentes, y lograr captar la esencia de ese miedo permite mostrar parte de lo que compone a un ser humano concreto. O a un gato.

El miedo (Podcast)

[1] Definición de “miedo” según la Wikipedia. Actualizada el 26 de noviembre de 2014 [Consulta: 29 noviembre 2014] Disponible en: http://es.wikipedia.org/wiki/Miedo

Anuncios