Etiquetas

Cuando se giró, ella todavía estaba mirándolo. Tenía las manos entrecruzadas sobre el regazo, en una posición aparentemente inocente. Supongo que por eso ninguno de nosotros supo reaccionar al verla levantarse, extender los brazos y sujetar con fuerza una pistola diminuta que enseguida emitió un sonido extraño. Metálico. Y dejó escapar una bala.

Anuncios