Etiquetas

—Hay que mantener la calma, la cabeza fría, las manos ocupadas. —Por eso me entretengo a mí mismo contando los dedos que me quedan en las manos. Siete en total: tres en la derecha, cuatro en la izquierda. Ningún pulgar—. Uno. Dos. Tres. Cuatro. Cinco. Seis. Siete. —Y respirar. Inspirar. Expirar—. Hay que mantener la calma, la cabeza fría, las manos ocupadas.

Voy contando los dedos despacio. Tocándolos con los de la otra mano. Memorizando su tacto. Intento mantener la calma. Intento pensar en posibles maneras de huir. Intento concentrarme en las pequeñas tareas, pero solo puedo pensar en que ya no tardarán en volver. Entonces tendré que restar un número al recuento.


Es posible que no pueda publicar nada nuevo durante dos o tres semanas, así que si no nos vemos antes… ¡Hasta finales de diciembre!

 

Anuncios