Etiquetas

, ,

Cada vez que la miro, veo una historia nueva en su rostro; un nuevo rasgo que la define; una persona distinta. En ocasiones, ni siquiera la reconozco. Podría ser cualquiera. Solo estoy seguro cuando estamos aquí los dos, juntos frente al mar que se extiende sereno frente a nosotros. Los pies hundidos en la arena húmeda, un cielo estrellado sobre nuestras cabezas, y ella cogiéndome de la mano con fuerza, como si fuera a perderme en la playa desierta.

 

Anuncios